Eres mucho más de lo que crees

Eres mucho más de lo que crees

Si realmente te lo propones, tienes mucha más inteligencia de la que realmente utilizas y aprovechas, eres mucho más capaz y más valioso de lo que hasta ahora has sido, piensa, reflexiona, tú puedes hacer más y ser mucho mejor para ti y para quienes te rodean.

Recuerda siempre que eres más valiente de lo que crees, más fuerte de lo que pareces y más inteligente de lo que piensas, eres mucho mejor de lo que crees, y te darás cuenta de ello cuando comiences a retratarte a ti mismo, debes superar tus propios límites una y otra vez para que sepas de lo que eres capaz, lo que diga la sociedad es solo una apreciación cuyo impacto depende de lo que tú pienses de ti.

Confía en ti, en ti hay más potencial de lo que piensas y es obligación tuya desvelar ese poder oculto, esas virtudes y excepcionales capacidades que pueden impulsar tu crecimiento personal, crea una poderosa visión de ti mismo, la confianza en uno mismo es vital, creer en ti mismo es lo más importante para poder iniciar el camino que te llevará a conseguir lo que deseas.

Rendirse no es una opción

Rendirse no es una opción

Tenemos que entender una cosa: podemos perder batallas, pero jamás una guerra, y es que a veces pensamos que de esa no saldremos, vemos tan enorme el desierto que pensamos que moriremos en el, creemos que esa batalla es la última y en realidad lo nuestro no es una batalla, sino un guerra la cual aun no hemos perdido.

No escojas rendirte, jamás rendirse será una opción, porque no somos de los que nos rendimos, sino de los que siguen luchando, seguramente esta batalla que estás luchando no será la última que luches, sin duda que vendrán otras en las que te sentirás derrotado, pero tienes que entender que una batalla no dictará tu futuro completo, al contrario, de esa derrota puedes aprender algo bueno, para que en la próxima puedas vencer en ese mismo campo de batalla.

No estés pensando más en esa mala decisión de rendirte, sigue luchando, párate, toma tus armas, una sola batalla no determinará tu futuro, echa afuera toda clase de pensamientos de derrota y declara victorias para tu vida, cree en ti y jamás te rindas, sigue luchando.

Tu eres tú prioridad

Tu eres tú prioridad

Aunque esta idea inicialmente les pueda sonar algo egoísta, debes saber que solo hay una persona capaz de hacerte feliz o desdichado para toda la vida, y esa persona eres tú, si aún no has asumido que tú eres la persona más importante de tu vida, intenta darle un giro a tus prioridades y crea una nueva realidad personal.

Recuerda que solo dedicándote a ti mismo tiempo de calidad, energía suficiente y dándote el amor que te mereces, puedes construir un ser valioso que tenga la capacidad de darse a los otros e impactar de forma positiva el mundo, pues si tienes carencias, difícilmente podrás ofrecerle a otros lo que aún no tienes y en el peor de los casos estarás proyectando tu amargura y frustración a aquellos que te rodean.

Es por esto que tener momentos y pensamientos exclusivos para ti, no es ser egoísta, por el contrario, es exactamente lo que debes hacer, pues con ello estarás desarrollandote interiormente, solo alcanzarás la felicidad si te pones a ti como prioridad y entiendes que la persona más importante de tu vida eres tú mismo.

Olvídate de los complejos

Olvídate de los complejos

Una de las mayores barreras para el desarrollo de la personalidad en tiempos como los que vivimos, es la proliferación de complejos que no nos permiten mejorar nuestra capacidad de percepción de los asuntos en los que en realidad deberíamos concentrarnos y aumentar con ello nuestra autoestima, así que desde este momento, comienza a olvidarte de ellos, a dejarlos atrás y empezar una nueva vida libre de prejuicios personales.

Es fundamental aprender a valorarse por lo que uno es y no por lo que otros digan, no hay que tratar de buscar la aprobación de los demás a lo que uno hace, hay que actuar en función de las propias convicciones y criterios sin tener en cuenta lo que otros querrían, buscar todo lo positivo que hay en nosotros y reforzarlo, esto es lo que hay que enseñar a los demás, en vez de exhibir y hablar de nuestros defectos.

La autoestima se refuerza con pensamientos y actitudes positivas, todo tiene siempre un lado positivo, hay que evitar negativizar las cosas en función de nuestros defectos, aceptar los complejos y aprender a vivir con ellos es la mejor manera de llegar a superarlos, quiérete, aceptate y valórate con tus virtudes y tus defectos.

No te autodestruyas

No te autodestruyas

Toma las críticas como consejos y dales la importancia justa dependiendo de quién vengan, pon fin a las comparaciones absurdas que rondan tu mente y aprende a quererte tal y como eres, trabaja sobre tus virtudes y sobre todo, en tus defectos para convertirlos en fortalezas y no dudar nunca de ti, mucho menos visualizarte por debajo de otra persona.

No tienes porqué conformarte con ir a ese trabajo que tanto detestas y cumplir una odiosa rutina con orden religioso hasta el final de tus días, tampoco debes ser tan egoísta como para seguir con la misma pareja en una relación que hace tiempo no da para más, actúa para transformar todo lo que no te agrada en tu entorno y no descanses hasta conseguirlo, uno de los peores errores que puedes cometer es olvidarte de ti, comprométete contigo mismo, fija metas, objetivos y tómate el tiempo para reflexionar sobre lo que ocurre en tu vida.

Que no se te olvide que eres importante, es más, de tu vida eres la persona más importante, toma el control, lucha por lo que quieres, cada día es una nueva oportunidad para empezar de nuevo.