Sobrevivir la crisis económica

por 2 Abr, 20200 Comentarios

credit-squeeze-522549_1280

El declive monetario y la falta de empleo no son novedades a las que nos sometemos como sociedad, pero afrontar la transformación de la economía global es un reto para todos.

Cada persona necesita dinero para vivir. Sin excepción. Diversas circunstancias nos han obligado en una y otra ocasión a cambiar de trabajo, a duplicar el ingreso aumentando la carga de labores o a reducir los pequeños, e incluso gastos acostumbrados. Algunas crisis dañan empresas específicas, generando una reacción en cadena que afecta más negocios a su alcance. Pero hay casos en los que la ruptura del comercio es tan profunda que exige una transformación desde los cimientos hacia el resto de la estructura. Y eso genera incertidumbre. Y frustración. Y miedo. Y entonces nos convertimos en un cúmulo de emociones tormentosas, incapaces de dirigirnos asertivamente para mantener a nuestras familias a flote.

Como resultado, obtenemos la posibilidad de replantearnos todo el sistema. No será rápido, y tampoco será fácil, pero será la oportunidad de tener una economía libre y comunidades fortalecidas que honren la dignidad de cada persona compensando sus esfuerzos con justicia y construyendo la solidaridad entre los ciudadanos, como dice el ex-político Paul Ryan.

Cuando el mayor porcentaje de la economía mundial cae en picada y no tienen la más remota idea de si podrán levantarse o será una caída definitiva, una pequeña cantidad de empresas se levantan. En el lugar de enfocarnos en las pérdidas, levantemos la vista hacia aquellas que han despegado. Probablemente toda esta crisis ha venido a comprobarnos que el mundo va a cambiar, y si lo que mueve al mundo es el dinero, es ahí por dónde empezar. Si bien uno sólo de nosotros no es capaz de amortiguar la caída internacional de los valores, puede hacerse responsable por sus propios bolsillos, considerando el bienestar comunitario. Así que retomemos el camino, juntemos las fuerzas que quedan para decidir con inteligencia sobre lo que tenemos, y elegir dónde depositar nuestros esfuerzos para el futuro. Que esto aún no se acaba.

La economía frecuentemente no tiene nada que ver con la cantidad de dinero que se gasta, sino con la sabiduría que utilizamos para hacerlo. Henry Ford

Acerca del autor

Miriam Suárez

Acerca de mi:

Puedo ofrecerte escucha empática y un espejeo de ti para que te conozcas mejor y alcances tus objetivos.

Agenda una sesión en línea conmigo, consulta mi disponibilidad.

0 comentarios

Deja un comentario

20%

de descuento en tu primera sesión.