Por qué pagarle al psicólogo

por 19 May, 20200 Comentarios

greedy-2952572_1280

Aunque la idea de tener un tratamiento gratuito es muy atractiva, una psicoterapia profesional requiere ser pagada, pero ¿por qué?.

Debido a diversas circunstancias podemos enfrentarnos en la necesidad de buscar una psicoterapia. Puede ser para tratar un problema específico o para profundizar en nuestra personalidad. Para entendernos o para entender a los otros. Para hacernos responsables de nuestras emociones o para conocer la dirección hacia la que debemos dirigirnos. Lo que sí es un hecho es que, ir a psicoterapia, implica una transformación personal paulatina.

Algunos piensan que buscar un ayuda con un profesional es lo mismo que escuchar la opinión de un amigo. Pero esto no es cierto. Si bien los amigos pueden aconsejarnos  o contenernos, no son psicólogos. Inconscientemente, pediremos consejo al amigo soltero si queremos terminar una relación o al amante de los animales para saber si debemos adoptar una mascota, acercándonos a quien nos dirá lo que queremos escuchar. Sin querer, un amigo reaccionará desde su propia experiencia o emociones al decirnos “deberías ser…” o “lo que tú necesitas es…”, anulando nuestros sentimientos y nuestra situación particular. Aunque los amigos están para apoyarnos y pueden ser asertivos en muchas cosas, no son psicólogos y no necesariamente dirán lo que es lo mejor para cada quien.

Debido a su vocación y a los años de estudio, a sus prácticas profesionales y a su propio tratamiento emocional, un psicólogo es capaz de escuchar desde otra perspectiva, separar lo que sentimos de lo que decimos y ayudarnos a traducir nuestros deseos en objetivos claros. A través del tiempo, un terapeuta nos develará nuestro propio camino, y nos ayudará a construir una personalidad congruente con nuestra realidad. La psicoterapia no es un remedio mágico, toma tiempo c como cualquier solución permanente; pero al no ver resultados inmediatos, como si fuera una medicina, pensamos que el tratamiento no sirve. Pero no es así.

Si un psicólogo valora su trabajo y está consciente de su efectividad, no va a estar dispuesto a regalarlo. Dar la primera entrevista o alguna intervención que contenga una crisis es una manera de acercarse a los pacientes, pero un psicólogo profesional nunca puede devaluarse al dar consultas gratuitas.

Por esta y muchas otras razones, que se hacen más evidentes conforme se demuestran los cambios beneficiosos, un psicólogo merece recibir una paga; porque su trabajo no debe confundirse con un consejo amistoso. Al pagarle al especialista, le demostramos que su trabajo vale, y que está haciendo un efecto positivo en nuestra persona, que sí nos está llevando hacia donde queremos llegar. De esta manera, le reforzamos que tenemos confianza en su manera entendernos.

Al pagar por una sesión psicoterapéutica, nos esforzamos por trabajar en conjunto con el psicólogo, recordamos el trabajo que nos cuesta juntar el dinero para pagarle a alguien que tiene el único objetivo de ver por nuestro bienestar. Recordemos que, además, cada tratamiento es personalizado y construido artesanalmente, ya que nosotros no somos todos iguales.

Acerca del autor

Miriam Suárez

Acerca de mi:

Puedo ofrecerte escucha empática y un espejeo de ti para que te conozcas mejor y alcances tus objetivos.

Agenda una sesión en línea conmigo, consulta mi disponibilidad.

0 comentarios

Deja un comentario

20%

de descuento en tu primera sesión.