Medios de comunicacion y su influencia sobre la sociedad (parte 2)

por 11 Jun, 20200 Comentarios

facebook-application-icon-147413

No sólo consumimos objetos ofrecidos por la publicidad sino también información de cualquier índole, deportes, formación, cuidados estéticos... en definitiva, el consumo de la propia existencia.

Lo cierto es que el éxito de la pantalla chica no está dado por la calidad de sus programas sino de la necesidad de evasión que sufre el hombre en su cotidianeidad, intentando olvidar la monotonía, la mediocridad y la imposibilidad de proyectos reales para un cambio significativo. Se consumen programas en los cuales nos identificamos fácilmente con algún personaje pues la vida real nos lo niega. Esto nos lleva a pensar que no estamos conformes con nuestra existencia.

La noticia se transformó en espectáculo, sin importar el contenido del mensaje: el asunto principal es llenar espacios con muchas novedades a tal punto que cada individuo puede ahora proporcionar una noticia. Pensemos en varios programas televisivos, donde la gente habla de su vida y de su intimidad sin filtro.

La edad postmoderna está obsesionada por la información y la expresión. Todos podemos ser locutores y ser oídos. Cuanto más se solicita la subjetividad, más anónimo y vacío es el efecto. Nadie en el fondo está interesado por esa profusión de expresión, salvo el emisor o el propio creador. Así es como el emisor se ha convertido en el propio receptor.

Los equipos de transmisión de sonidos, de imágenes, seducen a las personas y queda bloqueada la real comunicación entre los seres humanos. Son imágenes, sonidos, secuencia de imágenes fragmentados en tiempos pequeños, que no permiten la posibilidad de ordenarlos en una secuencia que responda a nuestro ciclo vital, a nuestro sentir o vivir.

La publicidad se impone sin permitir el discernimiento. Es el Amo de esta dialéctica. Es Amo mientras haya consumidores, pero a su vez es también Esclavo pues necesita de ellos para que funcione con éxito el consumo.

La seducción del consumidor se hizo realidad. Se vive en un mundo de simulación, para las expectativas, para lo que vendrá, olvidándose que es en nuestro presente que podemos desplegar nuestras potencialidades. Proponiendo continuamente nuevas necesidades, la publicidad se contenta con explotar la aspiración común al bienestar y a la novedad. Poder estar o tener algo novedoso es por muy poco tiempo. El mañana presenta una nueva opción y un nuevo deseo.

Acerca del autor

Enniko Bihar

Acerca de mi:

Lic. en Psicología con especialización en Clínica. Rorschachista. Experta en Psicodiagnósticos.

Agenda una sesión en línea conmigo, consulta mi disponibilidad.

0 comentarios

Deja un comentario

20%

de descuento en tu primera sesión.