Hacer una pausa

por 24 Mar, 20200 Comentarios

pausa

De vez en cuando hay que hacer una pausa, contemplarse a sí mismo sin la fruición cotidiana...

Vivimos desbordados de compromisos, trabajo y tráfico. Los requerimientos para “estar bien” nos desbordan de manera temporal y emocional… La pausa “obligada” a la que estamos sometidos puede tener mayores beneficios de lo que pensamos.

¡Alto a todos! Dictaminaron los noticieros. Dejen de moverse, suspendan sus rutinas, recomendó la sociedad. Eviten a toda costa el contacto social. Limiten las salidas de casa. #yomequedoencasa #quedateencasa nos recuerdan las redes sociales para evitar el contagio. Los colegios, comercios y trabajadores buscan la manera de adaptarse para que nos quedemos resguardados. Sabemos que el aislamiento es la única medida efectiva para evitar el contagio masivo, pero ¿qué pasa en nuestro interior cuando se acalla el ruido exterior?

Acostumbrados al ritmo citadino que nos exige estar en un lugar a una hora específica a pesar del tráfico, luchando por completar pendientes que siempre son sucedidos por otros, rara vez tenemos la oportunidad de estar con nosotros mismos. No estamos acostumbrados a escucharnos, nos cuesta trabajo convivir con nuestras propias familias, y ni se diga con nosotros mismos. El trabajo sirve, sí para mantenernos, pero también para distraernos de nuestros pensamientos. El cuerpo nos habla, y no sabemos escucharlo, por eso llegan los síntomas. Estamos tan apresurados por cumplir con tareas interminables que casi nunca tenemos la oportunidad de sentirnos como seres humanos, de afrontar nuestras necesidades individuales.

Hoy hay menos ruido en las calles. Hoy no tenemos que atravesar la jungla de automóviles para llegar a ningún lugar. Hoy es momento de hacer una pausa, de escuchar la paz. Aprovechemos esta circunstancia para conectarnos con nuestros pensamientos. Silenciemos los memes que llegan repetidos en los chats y detengamos la serie, que seguirá esperando cuando queramos retomarla, para darnos un instante.

¿Qué pasa cuando nos escuchamos? ¿si no hay ruido para interrumpir el camino de nuestras emociones hacia nuestra conciencia? ¿cuando no tenemos pendientes para anestesiar nuestro humor? Podríamos llegar a profundizar en nuestro ser y, en base a nuestro autoconocimiento, tomar mejores decisiones. Hoy tenemos la oportunidad de dejar de llenarnos del exceso exterior para tocar nuestras emociones. Encontremos en la crisis el área de oportunidad, cedámosle el turno al optimismo. Podemos sentir, meditar, relajarnos, dormir cinco minutos más. Disfrutemos nuestra estancia en casa, amemos el techo y el cuerpo en el que vivimos, abracemos nuestra mente como un hogar. Organicemos los cajones y los closets, acomodemos las repisas, liberemos las emociones estancadas y responsabilicémonos por nuestro desorden. Tal vez sea un buen pretexto para ordenar nuestro interior también. Es momento de aprovechar los recursos tecnológicos para aprender sobre el tema que siempre nos había interesado, para ver las fotos viejas con la familia y, ¿por qué no? también para explorarnos como seres humanos. Tenemos tiempo, vivámoslo al máximo (desde casa, por supuesto).

PAUSA
Mario Benedetti

De vez en cuando hay que hacer una pausa
contemplarse a sí mismo sin la fruición cotidiana
examinar el pasado rubro por rubro etapa por etapa baldosa por baldosa
y no llorarse las mentiras sino cantarse las verdades.

Acerca del autor

Miriam Suárez

Acerca de mi:

Puedo ofrecerte escucha empática y un espejeo de ti para que te conozcas mejor y alcances tus objetivos.

Agenda una sesión en línea conmigo, consulta mi disponibilidad.

0 comentarios

Deja un comentario

20%

de descuento en tu primera sesión.