Cuando la pareja enferma

por 28 Abr, 20200 Comentarios

blog2

Ante la obligación de pasar más tiempo en pareja, en un espacio limitado, ¿es posible que la relación enferme?

Al elegir vivir con alguien nos visualizamos construyendo una relación a largo plazo con esa persona, disfrutando las particularidades que nos unieron en primer lugar y concretando proyectos en común. Sabemos que es posible toparnos con contratiempos, incluso muchas veces sabemos anticiparlos, pero también nos sorprendemos con “regalitos” que resultan una sacudida a la estabilidad.

Con el tiempo, vamos creando una rutina en pareja, aprendemos a convivir tanto con las individualidades que nos diferencian del otro, como con los aspectos en común que nos mantienen unidos. Ello aumenta la cantidad de tiempo que pasamos juntos, y es normal empezar a notar ciertos hábitos de la contraparte que no son afines a los propios. Sabemos que lo más acertado, en la mayoría de las ocasiones, es ceder o llegar a algún acuerdo que permita la trascendencia de la relación. Luego, con el paso de los meses (o los años) es muy fácil verse envuelto en los hábitos y la rutina, que posteriormente nos hacen dejar en segundo plano seguir nutriendo lo especial de la relación. Así, simplemente continuamos en pareja por la inercia que otorga la comodidad. Y si nos quedamos estancados en este lugar y no sacudimos la relación, es posible que alcance el punto de no retorno hacia su final.

El fenómeno de sentirse aburridos o hastiados es muy común, no es exclusivo de la convivencia obligada durante la cuarentena, sino que en cualquier circunstancia. Pero si a ello sumamos un tiempo ilimitado de convivencia en un espacio limitado, estamos más propensos a enfrentarnos a conflictos. Es ante esta sensación de rutina cuando es posible combatir el hastío de la pareja. Por un lado, es momento de reevaluar la relación: ¿así nos veíamos al inicio? ¿qué expectativas se han superado? ¿qué podemos mejorar? Por otro lado, también es válido internarse en un trabajo personal y entender porqué surgen estas sensaciones de aburrimiento o insuficiencia. Observar nuestro propio comportamiento con respecto al otro puede enseñarnos mucho sobre nosotros mismos. Esto ocurre porque nos confronta a analizar los distintos caminos que cada uno ha tomado, y asusta no saber si aún tienen algo en común. En definitiva, antes de tomar cualquier decisión es necesario hacer un análisis personal, y en conjunto, para desbloquear las sensaciones que han entorpecido el desarrollo del cariño.

Acerca del autor

Miriam Suárez

Acerca de mi:

Puedo ofrecerte escucha empática y un espejeo de ti para que te conozcas mejor y alcances tus objetivos.

Agenda una sesión en línea conmigo, consulta mi disponibilidad.

0 comentarios

Deja un comentario

20%

de descuento en tu primera sesión.